galería ¡Imperdible! Vivian Maier: Una fotógrafa revelada

Primero fue su documental (http://www.pelispedia.tv/pelicula/finding-vivian-maier/

Primero vi su documental, Finding Vivian Maier (del año 2013 y candidato al Oscar). Y no sabía nada, absolutamente nada de ella. Solo pinché esa película online (soy una cinéfila empedernida) porque el afiche mostraba una mujer con una cámara mirando al frente. Me tincó, como se dice en Chile. Y desde ese día, hace al menos 5 meses, comencé a recomendar este documental, y la historia misma de esta fotógrafa que nunca reveló sus fotos en vida, a todo el mundo sensible a mi alrededor. Recuerdo que publiqué el link en Facebook y sus fotos me han acompañado desde ese día.

Porque más allá de su asombrosa historia, la de una fotógrafa con toda la sensibilidad que encierra esta palabra, la sorpresa y desazón aumentan cuando se sabe que fue nanny toda su vida, que viajó en algunos momentos por Francia, Latinoamérica, Cuba y Asia, pero que en lo medular pasó por este mundo como una mujer “extraña”, solitaria, huraña, misteriosa…a la que ni siquiera se le conocieron amistades. Pero fotos, uf, sí…¡Más de 100 mil negativos, películas y cientos de rollos sin siquiera revelar!

La cámara: su cámara, su amiga.

La cámara, al parecer, fue su gran amiga, compañera, su interlocutor y su razón de vivir. Más allá del aparato mismo (Rolleiflex), con cierta perspectiva, pienso que lo que más me acerca a esta mujer es su curiosidad por lo cotidiano y su excelente ojo para captar motivos, situaciones y personajes. Creo que en esta época de “selfies” y de compulsivos clicks, Vivian Maier (1926 – 2009) nos da una lección de sobriedad. Sí, es cierto que tomó más de 12 mil fotos, además de películas en 8mm y que nunca reveló nada. Pero hablo de sobriedad por su pureza visual, su elegante e impertinente ojo, por la búsqueda -juguetona y profesional – de ángulos perfectamente preparados para sus autorretratos. “No perdona un espejo”, nos decía el guía en la exposición del Centro Cultural Las Condes.

No estoy divagando. Es que cuando ves sus copias de contacto, es decir, la secuencia real de qué foto fue tomando, una tras otra, te das cuenta de que tanto como se dejaba llevar por el instante, también había una capacidad que solo tienen los elegidos, de estar en el momento justo: el bostezo de un niño, la mirada desafiante de una señora antes de cruzar la calle; el par de pies frente a una vitrina; la ráfaga de viento que levanta la falda de una señora; el disgusto de otra enfrentándose cara a cara con un policía, una mujer bajándose de una micro… Sus fotos también tienen la cualidad de estar en permanente movimiento como si hiciéramos “pausa” en ellas. Es una sensación que logran pocos…y me pregunto: más que la inmovilidad, ¿no es el movimiento lo que persigue la fotografía?

Su actualidad

Ventanas, vitrinas. Piernas, zapatos. Negros y blancos. Niños y adultos. Peinados y calvas. Gordos y esbeltos. Muros y rendijas. Avisos luminosos y titulares de periódicos. ¿Hay en Vivian Maier cierta compulsión parecida a la actual por sacar y sacar fotos? ¿Nos reconocemos en sus cientos de clicks? ¿Añoramos esa vida de barrio que nos revelan? ¿Esperamos reconocer alguno de los rostros que nos muestra, como si esperáramos toparnos con un conocido amigo?

Nostalgia. Nostalgia fue lo primero que sentí tras llevar unos 15 minutos recorriendo la exposición en Santiago. Nostalgia reforzada por la música de fondo con la que una recorre las más de 100 fotos (la mayoría en blanco y negro) y películas en 8mm. No sé qué recuerdos, conversaciones o diferencias sentirán ustedes al mirar estas fotos pero sé que en todas ellas se queda pegada la emoción. Lo vi en quienes recorrían la exposición junto a mí: en el padre que le explicaba una foto o la importancia de un grifo a su hijo de 5 años; a las 2 amigas que se pegaban a los autoretratos intentando adivinar el punto de ubicación de la fotógrafa…

Nostalgia y gratitud. Juego y adivinanza. Luz y revelación. Por todo lo que me regalaste desde que vi tu documental y por tus obsesiones acumuladas en miles de cajas.

¡Gracias Vivian Maier!

Datos que necesitas saber

  • Link web: http://www.culturallascondes.cl/home2/vivian-maier.htm
  • Horario: Martes a domingo de 10:30 a 19:00 hrs.
  • Visitas Guiadas: sábado y domingo a las 12m y a las 17 hrs. Gratuitas.
  • También es posible ver parte de sus fotos en EspacioAbierto Fundación Itaú. Apoquindo 3457. Horario bancario: 9 a 14hrs.
  • Abierta hasta el 13 de diciembre de 2015.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s